Ayer ofrecimos nuestro último concierto en el Bar Troika. Una noche emocionante en la que triunfó el increible ambiente que conseguimos entre todos. A las 23.30 dimos el chupinazo de salida. Buen rollo, buena música y buenas copas en un sitio con una atmósfera espectacular. Para nosotros fue un gran honor poder compartir esa noche con todos vosotros. Nos sentimos como un grupo de jazz en en un bar de Nueva Orleans pero mejor aún, estabamos en nuestra casa, estábamos en Ezcaray.

Desde aquí queremos aprovechar para daros las gracias por vuestros aplausos, y personalmente a Ernesto y a todo su equipo por ponérnoslo tan fácil. Ya estamos hablando de un segundo concierto, que será muy pronto así que estad atentos a nuestra web y nuestras redes sociales porque os mantendremos a todos al pie del cañón.

¡Nos vemos!